Chile mantiene el liderazgo mundial en la exportación de arándanos con un aumento en su oferta

Como una temporada positiva calificó el Comité de Arándanos de Asoex la campaña 2017/2018 que terminó con un volumen de exportación de más de 110 mil toneladas, un nuevo récord para la industria, y que significa un aumento de 6% respecto de lo enviado la temporada anterior.

Para Andrés Armstrong, Director Ejecutivo del Comité, el clima fue uno de los principales factores para que esta temporada experimentara aumentos de exportación y períodos normales de salidas. “La evaluación es positiva, y no sólo por los volúmenes récord de la temporada. Sin duda, el clima favoreció la producción y calidad, lo que permitió exportar más fruta y con mejor condición, pero además, las salidas se realizaron en las semanas que podríamos considerar normales para Chile y se complementó de mejor forma con la producción creciente de otros países, como Perú, México y Marruecos”, explicó el líder del Comité.

Armstrong agregó que “lo anterior permitió que los supermercados estuvieran abastecidos en forma más regular, facilitando las actividades de promoción y evitando la generación de stocks”.

Se trata de una situación distinta a lo vivido durante la campaña pasada, que no terminó bien para la industria nacional. “La temporada anterior tuvimos un adelanto muy grande y llegamos con volúmenes elevados en semanas en que los supermercados no estaban preparados para mover tanta fruta. Esta temporada, a pesar de haber más fruta desde varios orígenes, la oferta semanal estuvo más balanceada”, señaló Armstrong.

Recambio varietal y manejo en postcosecha

Si bien el clima jugó un papel importantísimo en la mayor producción de arándanos en nuestro país, Armstrong plantea que otro de los factores relevantes a la hora de evaluar la temporada es el recambio varietal que se está realizando en la industria, pues “permitió obtener porcentajes de exportación más altos”.

Lo anterior plantea, desde ya, desafíos para lo que será la próxima campaña, y en lo cual el Comité de Arándanos de Asoex ya trabaja.

Para Armstrong, algunas clave para lo que viene son el manejo de post cosecha, seguir con el recambio varietal y continuar con el trabajo en la calidad del fruto.

“El estándar de calidad está cambiando rápidamente, con proveedores que tienen proporcionalmente más variedades nuevas y también están más cerca que Chile de los mercados de destino. Si queremos mantener nuestra posición líder en los mercados internacionales habrá que avanzar más rapido en la renovación varietal, en optimizar los procesos productivos, de selección, empaque, y post cosecha, más allá de lo que hemos hecho hasta ahora. Naturalmente la oferta de otros países se ha concentrado en aquellas ventanas con menor oferta, pero también irá avanzando en las semanas donde tradicionalmente ha estado Chile, y necesitaremos un producto cada vez mejor”, señala el Director Ejecutivo del Comité de Arándanos.

Potencial orgánico

Durante la actual temporada, y a través de su informe semanal Crop Report realizado en conjunto con iQonsulting, el Comité registró por primera vez las exportaciones de arándanos orgánicos frescos.

Según el informe, estos despachos superaron las 10 mil toneladas, siendo un 9,2% del total exportado. El 85% del total de los orgánicos tuvo como destino el mercado norteamericano, el principal del mundo, lo que podría ir variando en las próximas temporadas debido al acuerdo de reconocimiento de la certificación orgánica entre Chile y la Unión Europea, pues facilitaría el acceso a ese mercado.

A pesar de que se trata la cifra de arándanos orgánicos es aún una proporcion menor del mercado, Armstrong enfatiza que se trata de un elemento diferenciador que favorece a la industria nacional.

“El mercado orgánico de fruta fresca y en particular los arándanos, crece más rápido que los convencionales. Es un elemento diferenciador con respecto a la oferta de otros países donde producir con certificación orgánica es más difícil. Chile tiene una ventaja que podemos aprovechar, y lo estamos haciendo”, indica Armstrong.

En este sentido, el control de Lobesia botrana juega un rol fundamental, y Armstrong señala que “seguimos trabajando en generar medidas de mitigación que nos permitan acceder a Estados Unidos sin necesidad de fumigación”. Y es que este mercado mantiene la exigencia de fumigación de arándanos provenientes de la Región del Biobío, donde se concentra la mayor oferta de arándanos orgánicos de Chile, lo que hace perder la condición orgánica del fruto para ese mercado.

 

Fuente: SimFRUIT, http://simfruit.cl/