Cómo aumentar el periodo de conservación de los arándanos de exportación

¿Cómo saber si un arándano está fresco? Por su capacidad de rebote; un arándano que está blando no rebota. En pleno período de exportación, que comenzó en noviembre, es importante revisar cuáles son los principales cuidados que requiere esta fruta de baja respiración y rápida maduración, y cómo se puede monitorear su transporte, mantener el control de la carga, y asegurar que llegue en perfectas condiciones a su destino.

Los habitantes de Estados Unidos son, actualmente, los principales consumidores de arándanos. Junto con ser considerada parte importante de una dieta saludable, esta fruta es utilizada para preparar salsa como acompañamiento de cenas de celebración, como en las tradicionales Acción de Gracias o Navidad. Según estimaciones del Comité de Arándanos de Chile, este país tendrá una mayor demanda para esta temporada, ya que concentra un 80% del volumen total de exportación, destacando los envíos al Puerto de Long Beach en la Costa Oeste, y a Philadelphia en la Costa Este.

Así, para aumentar el período de conservación, la carga de arándanos debe ser trasladada en contenedores refrigerados con tecnología de atmósfera controlada, que permite disminuir las cantidades de oxígeno y bajar su ritmo respiratorio, retrasando la maduración del producto hasta en 40 días.

Actualmente, todas las líneas navieras ofrecen tecnologías que son similares. Sin embargo, SeaLand -empresa naviera dedicada exclusivamente al transporte marítimo del mercado Intra-Américas-, cuenta, desde este año, con una nueva y única herramienta denominada Manejo Remoto de Contenedores (RCM, Remote Control Management, por sus siglas en inglés), que está integrada en el contendedor refrigerado y que permite monitorear la carga desde su origen hasta el destino final, entregando información respecto a las condiciones atmosféricas del contenedor, el estado del suministro de energía y su geolocalización en línea y en tiempo real.

RCM notifica de manera automática al dueño del contrato de la carga si existe un eventual desperfecto o desajuste en los niveles de gases o temperatura de los contenedores, dándole la oportunidad de poder corregirlos, tomar acciones preventivas, o notificar del estado de la fruta a quienes sean los recibidores de la misma.

Esta valiosa oportunidad de monitoreo significa un importante avance para reconocer, entender y optimizar las cadenas de suministros y cuidar que el producto llegue en las mejores condiciones posibles a su destino final. “Estamos dando un paso importante en brindar un nuevo nivel de visibilidad en la cadena de suministro, entregando herramientas innovadoras y tecnológicamente superiores que permitan al exportador mantener la calidad de su producto, evitando situaciones inesperadas para sus clientes”, explica Ignacio Urzúa, Gerente Comercial de SeaLand.

 

 

A