Turismo de cruceros: incentivar el desarrollo del cabotaje internacional en todo el país sin afectar la industria nacional

Esa es la disyuntiva que deberán resolver las Comisiones de Transportes y de Trabajo del Senado, en el marco del estudio en particular del proyecto en primer trámite, que busca autorizar el cabotaje a cruceros de bandera extranjera, de más de 400 pasajeros.

Chile cuenta con más de 4 mil kilómetros de costa y, en la actualidad, el fuerte del cabotaje de pasajeros se concentra en la zona sur del país, donde existe una industria turística nacional de larga data y que manejan un mercado de naves pequeñas y medianas de unos 200 pasajeros.

Un grupo de senadores encabezados por Alejandro Navarro, Alejandro Guillier y Ricardo Lagos pretenden incentivar el turismo de cruceros a través de una moción que permite el cabotaje de pasajeros, para barcos de bandera extranjera con una capacidad de transporte igual o superior a 400 pasajeros, cuyo origen y destino sean puntos del territorio nacional y entre éstos y artefactos navales instalados en el mar territorial o en la zona económica exclusiva.

Asimismo, se pretende permitir el cabotaje de pasajeros en naves extranjeras con una capacidad menor a 400 pasajeros, en aquellos casos en que en la correspondiente ruta específica no exista disponibilidad de naves chilenas, en conformidad al reglamento que al efecto se dicte.

Por acuerdo de la Sala, la iniciativa que cumple su primer trámite, volverá a las Comisiones de Transportes y de Trabajo con el fin de emitir un nuevo segundo informe. Además, en el caso de la primera comisión se abrió plazo para presentar indicaciones hasta el 30 de abril.

Ello, porque la iniciativa generó aprensiones y algunas dudas respecto al efecto que podría tener en el cabotaje nacional y en el ámbito laboral puesto que muchas regiones viven del turismo de pasajeros y podrían verse afectadas si no se garantizan igualdad de condiciones laborales y tributarias para las empresas tanto nacionales como extranjeras.