MVMEDIOS: INvite - Club de Lectores - Casa ETC. - Nuestro Mar - En Sociales

Nuestro Mar >> El Mercurio de Valparaíso Nuestro Mar >> El Mercurio de Valparaíso

Reportajes |

Domingo, 1 de Mayo de 2016

Bahía de Quintero: ¿Es posible su descontaminación?

Un proyecto de biorremediación a través de macroalgas busca encontrar un método eficaz para limpias áreas contaminadas.

Nuestro Mar >> El Mercurio de Valparaíso
Nuestro Mar >> El Mercurio de Valparaíso

Durante este mes se dio a conocer el inicio de un estudio de la Universidad de Valparaíso en base a una bacteria marina autóctona de la región para sanear la zona dañada por el vertimiento de petróleo en las bahías de Quintero y Ventanas. El proyecto se financia a través del Fondo para la Innovación y Competitividad (FIC) del Gobierno Regional.

Esta investigación se suma a otras dos iniciadas en 2014 para abordar la misma problemática: El proyecto FIC-Algas ejecutado por la Universidad Andrés Bello, consistente en el cultivo del alga parda Macrocystis pyrifera -más conocida como huiro canutilloen la zona de Quintero y Puchuncavi para evaluar su potencial uso para biorremediación de metales pesados y compuestos orgánicos; y el análisis para determinar los impactos en los recursos hidrobiológicos y en los ecosistemas marinos presentes en el área de influencia del derrame de hidrocarburos en la bahía de Quintero de 2014, financiado por la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura y ejecutado por el Instituto de Fomento Pesquero, el que responde a un compromiso de la presidenta Michelle Bachelet.

Todos estos proyectos, demuestran la preocupación del gobierno por la problemática social que implica el hacer convivir una ocupación tradicional de nuestras costas, como lo es pesca artesanal para el consumo humano, con una actividad industrial con fuerte impacto en el medioambiente. Especialmente si se considera que desde 1998 la bahía de Quintero está declarada como un área de uso preferentemente portuario, como lo señala el D.S N°106 de 1998 de la ex Subsecretaría de Marina, actual Subsecretaría para las Fuerzas Armadas.

Las macroalgas como descontaminante

La Dra. Loretto Contreras es quien lidera el proyecto de cultivo del alga parda Macrocystis pyrifera en la zona de Quintero y Puchuncavi, el cual se enmarca dentro de la Estrategia Regional de Innovación de la Región de Valparaíso para mejorar la calidad de vida de los habitantes de esta zona costera.

La Dra. Contreras explicó a Nuestro Mar que el proyecto consiste en utilizar el huiro canutillo como biorremediador en las caletas de Horcón, Ventanas y Quintero, por su capacidad de absorber metales pesados, como mercurio, y compuestos orgánicos, como el petróleo, ambos altamente tóxicos y presentes en la bahía.

El proyecto se inició en 2014 y ya culminó la etapa de registro de datos. Según lo informado por la Dra. Conteras, los resultados han sido muy auspiciosos, por cuanto han podido comprobar que tras 150 días de cultivo, las algas alcanzan un tamaño de 7 metros, creciendo entre 3 a 4 cm diarios. “Las plantas crecen súper bien en las tres áreas y han sido capaces de acumular altos niveles de metales pesados en sus tejidos, especialmente en Horcón y Ventanas”.

Contreras agregó que en la columna de agua no han encontrado niveles de metales muy tóxicos, lo que podría responder a que, dado que las mediciones se hacen de manera mensual y no diaria, es difícil relacionar los niveles de metal en el agua con los del tejido, “ese es el análisis que haremos en esta última fase. Sería muy útil para nosotros contar con los datos del estudio de Ifop para cruzar datos”.

“Esta experiencia será muy útil para poder replicarla en otras áreas que hayan sufrido algún tipo de contaminación. Las algas, además de absorber elementos tóxicos, han dado cabida a bastante biodiversidad, que encuentran en ellas un refugio”.

Consultada respecto a si la biorremediación pudiera ser la solución a la contaminación de estas aguas, la investigadora dudó: “es difícil pensar en limpiar totalmente esta bahía, pues existe un afluente directo de contaminación”.

Proyectos de diversificación económica en base a algas

Uno de los temas que destacó la Dra. Contreras fue la motivación y apoyo recibido de los pescadores artesanales del sector. Ahora están preparando dos nuevos proyectos a presentar, los que serían que sean un apoyo directo para el sector: uno es para evaluar las alternativas comerciales que se les puede dar a las algas utilizadas como biorremediadores, no es aptas para el consumo humano, “hay bastantes estudios respecto a la transformación de este recurso para biocarbón o material energético directo para ser utilizado por las empresas de la zona”. La otra iniciativa es el uso alternativo para las algas varadas sanas, como la lechuga de mar que abunda en la zona. “En este caso estamos pensando en la posibilidad de transformarlas en fertilizante”, añade Contreras.

La mirada del gobierno

El Ministerio de Medioambiente ha apoyado todas estas iniciativas, además de otras, en un esfuerzo por tratar de dar una salida a este conflicto.

La seremi en Valparaíso, Tania Bertoglio, explicó a Nuestro Mar que han estado apoyando estas iniciativas desde el inicio, “especialmente porque de ellas podremos obtener datos e información que nos permitirá conocer la dinámica de los contaminantes asociados a metales pesados y residuos de hidrocarburos, con lo cual podremos establecer las bases para el diseño de un plan de monitoreo de la calidad ambiental de las aguas de la bahía”.

“Para esto ya contamos con todos los antecedentes y especialmente con el financiamiento para la etapa de diseño, que esperamos se encuentre terminado dentro del transcurso de este año”, agregó la autoridad. “Este plan es una consecuencia del trabajo realizado durante dos años en el marco del Programa para la Recuperación Ambiental y Social de Quintero y Puchuncaví (PRAS)”.

“Este plan nos permitirá controlar las descargas según lo establecido en las Resoluciones de Calificación Ambiental correspondientes y en caso de ser necesario, realizar correcciones a los Planes de Vigilancia Ambiental o ajustarlos a fin de mantener la calidad de las aguas en niveles adecuados para el resguardo del ecosistema marino y la salud de la población que consume los recursos extraídos en esta zona”.

Tania Bertoglio explicó que además de todas las regulaciones de ambas actividades a través de diferentes normativas, la actualmente se encuentran finalizando la Guía de buenas prácticas para manejo de graneles sólidos, que busca estandarizar criterios para la manipulación, transporte y almacenamiento de este tipo de cargas, que se desarrolla a diario en el parque industrial. “Paralelamente estamos trabajando en una propuesta de un diseño de Plan de Monitoreo para la Bahía de Quintero a fin de establecer un modelo de gestión sustentable para la bahía”.

 

Nuestro Mar >> El Mercurio de Valparaíso