MVMEDIOS: INvite - Club de Lectores - Casa ETC. - Nuestro Mar - En Sociales

Nuestro Mar >> El Mercurio de Valparaíso Nuestro Mar >> El Mercurio de Valparaíso

Actualidad portuaria |

Viernes, 17 de Noviembre de 2017

Comercio exterior profundiza pérdida por paro portuario y afronta compleja situación económica

Paralización de trabajadores portuarios del Biobío completa décima jornada, causando pérdidas por al menos US$270 millones y exponiendo a la cadena exportadora a multas, costos adicionales y posible cancelación de contratos.

Nuestro Mar >> El Mercurio de Valparaíso

Un severo traspié se anticipa para el comercio exterior de la Región del Biobío, como consecuencia del prolongado paro sindical que mantiene a sus principales terminales sin operaciones desde el martes pasado. Hasta el momento, la paralización genera pérdidas que ascienden a los US$270 millones en carga no transferida. A ello se deben sumar otros US$700 mil en remuneraciones de turnos laborales perdidos, además de costos adicionales y multas por incumplimiento que ya están siendo asumidos por exportadores e importadores de la zona.

Justo en momentos en que las exportaciones evidenciaban una leve tendencia al alza, el conflicto crea un escenario incierto para la economía local, fuertemente vinculada a la exportación forestal al punto de representar el 70% de sus despachos al exterior. Se estima que los puertos de la región han dejado de transferir en torno a las 600 mil toneladas de carga desde el inicio de la paralización, por lo que solamente este sector mantiene cargas por US$190 millones con despacho incierto, debido al conflicto por los cupos para pensiones de gracia que involucra a la Unión Portuaria de Chile (UPCh) y el Gobierno.

La situación también es compleja para industriales pesqueros, salmoneros y exportadores frutícolas, que cuentan con menor margen de acopio de sus cargas refrigeradas. Conforme el paro se prolonga, aumenta el riesgo de que salmones y cerezas no lleguen a tiempo para el año nuevo chino y comprometan la continuidad de los contratos.

Sector dañado

Tras todo ello está la confiabilidad de la región en su conjunto. Puerto Coronel es el principal terminal de la región y este año proyectaba movilizar 6,8 millones de toneladas de carga forestal, pesquera, agrícola, salmonera y frutícola, entre otros despachos. Su gerente general, Javier Anwandter, alertó sobre las consecuencias a largo plazo. “Hemos hecho un gran trabajo para posicionar a los puertos de esta región, fortalecer infraestructura y diversificar cargas; hace dos meses tuvimos una gira comercial a China bastante buena y la semana pasada estábamos en Europa abriendo nuevos mercados, pero esta situación que estamos afrontando ahora socava todo eso. Este paro y la incapacidad de alcanzar una solución rápida afecta a todo el comercio exterior y la credibilidad del país, por eso se requieren acciones urgentes y coherentes al impacto que está generando”, comentó.

Situación dramática

Entre los clientes de los terminales locales existe un número creciente de pequeños productores, que no cuentan con la capacidad logística y respaldo financiero para asumir este complejo escenario. Los últimos días han estado marcados cese a faenas a la espera de poder embarcar la producción, costos adicionales o intentos por despachar la carga a través de otros terminales.

Jean Paul Olhaberry, gerente general de Andes Logistics, describió que la paralización está generando un importante costo adicional a la industria del salmón, tanto por almacenamiento como de transporte. “Hay aumento de costos, hoy día no hay disponibilidad de equipos reefer aquí en la zona y hay que traerlos de la Quinta Región, entonces el paro está siendo un extracosto para todas las partes. Hay industrias que por la utilidad del negocio te permite moverlas a la Quinta Región, pero otras como la forestal o la jibia en que el margen es menor, no te permite gastar US$1.000 adicionales en un flete a la Quinta Región. Se habla de US$2.500 por cada contenedor extra que sale por esa zona”, explicó. A ello agregó el riesgo de llegar con la carga después de Navidad y Año Nuevo, momento en que los precios bajan significativamente.

Cristian Cáceres es vicepresidente de la Asociación de Transportistas de Contenedores del Biobío, gremio que representa a 200 pequeños empresarios transportistas y cuenta con 300 equipos. Prestan servicios entre de transporte entre puertos y de larga distancia entre Maule y La Araucanía. Explicó que “cada equipo que trabajan en el radio urbano entre los puertos de Coronel, Lirquén y San Vicente están dejando de percibir $500 mil semanalmente, y los que están en ruta es el triple, $1 millón 500”.

Los efectos de la paralización también se sienten en la cadena proveedora y el comercio local. Una fuente de la industria estima que en los diez días de paralización se han perdido 10 mil turnos portuarios, lo que equivale a US$700 mil en remuneraciones que han dejado de pagarse y por ende, está afectando las economías locales.

Distintos actores del comercio exterior han planteado la urgencia de encontrar una solución al conflicto, junto con retomar el debate sobre la definición de los puertos como empresa estratégica y evitar que la actividad vuelva a ser rehén, poniendo en serio riesgo la economía y el empleo local.

ANTERIORES