MVMEDIOS: INvite - Club de Lectores - Casa ETC. - Nuestro Mar - En Sociales

Nuestro Mar >> El Mercurio de Valparaíso Nuestro Mar >> El Mercurio de Valparaíso

Reportajes |

Viernes, 11 de Agosto de 2017

Los grandes desbarajustes que provocará el nuevo cambio de hora

Nuestro Mar >> El Mercurio de Valparaíso
Nuestro Mar >> El Mercurio de Valparaíso

Los desajustes que producirá el nuevo cambio de hora que se llevará a cabo este sábado 12 de agosto no solo afectarán a los computadores y dispositivos electrónicos. Un problema serio serán las graves consecuencias que este tipo de medida causa en las personas.

Así lo reitera el doctor John Ewer, investigador del Centro Interdisciplinario de Neurociencia de la Universidad de Valparaíso (CINV), quien advierte que el déficit de sueño que se genera al adelantar el reloj no se recupera jamás.

“Aquí se juntan dos problemas. El primero es que el cambio a la primavera es el más complicado, porque se adelanta el día y por lo tanto tienes una hora menos de sueño. El segundo inconveniente es que el huso horario en que terminamos es peor que el que tenemos ahora, que ya está equivocado en una hora con respecto a lo que nos corresponde”, afirma.

El doctor Ewer explica que, con el nuevo horario, la salida del sol será más tarde. Como la llegada de la luz del sol regula cuando despertamos en días sin despertador, luego del cambio el despertador nos despertará una hora antes en un día de trabajo, lo cual significa perder una hora de sueño por sobre del déficit de sueño que ya tiene la mayoría de las personas. Esta hora de sueño perdido no se recupera; uno no se “acostumbra” a este cambio de horario y su efecto no desaparece hasta que el sol se levante mas temprano, lo cual ocurre naturalmente a medida que nos acercamos al verano.

Como solución, el doctor Ewer plantea que los relojes se deben coordinar con la salida del sol, para que las personas se despierten naturalmente más temprano y estén de esta manera con menos sueño a la hora en que suene el despertador.

“Lo que el Gobierno tiene que hacer es coordinar los relojes de manera que la hora de despertar en un día laboral coincida lo mas posible con la aparición del sol cada mañana. Si no se toma esa medida, las personas tienen que arreglárselas por si mismas para estar medianamente despiertas y eso es muy difícil, porque naturalmente se van a despertar más tarde. Ahí se produce el déficit de sueño. Como esta situación no se puede resolver, se recomienda simplemente tomar precauciones, andar con cuidado cuando se desplacen por las calles, idealmente no manejar y no dictar asignaturas complicadas durante las primeras horas del día, además de no realizar tareas o acciones que requieran de mucha atención en la mañana. En otras palabras, solo se puede minimizar el daño, pero hablamos de un daño completamente evitable si cambiaran el horario de Chile”, dijo.

Punta Arenas

En Punta Arenas se mantendrá el horario de verano, y el sol se seguirá levantando tarde. El error es que en esa ciudad privilegiaron alargar las horas de luz al final del día a expensas de tener luz al amanecer, pero lo importante  para reducir el déficit de sueño es adelantar la hora en que se levanta el sol.

“Cuando hablé sobre  esta medida con investigadores europeos, quienes tienen una vasta experiencia en estudios relacionados con los cambios en los husos horarios, me comentaron que el mejor indicador del impacto de esta medida sobre la población va a ser la tasa de suicidios. O sea, no es un chiste. El tema es serio. El impacto regional podría ser grande y se podría manifestar en situaciones tan serias como los casos de suicidio”.

En Punta Arenas al parecer no existen estudios al respecto, sin embargo, se pueden cruzar datos que podrían conectarse, como  por ejemplo el ausentismo escolar.

“Espero que no aumente la tasa de suicidios, pero el investigador decía que podría ser tan serio como eso. Además, somos todos de la especie humana y hay datos para la especie humana. No se requieren más estudios si se quiere hacer una política consistente con lo que se sabe de la biología. Por ejemplo, las manzanas se caen en Estados Unidos, en Europa y se caen en Japón. Nosotros no necesitamos demostrar que las manzanas se caen también en Chile, porque la gravedad aplica de la misma manera a las manzanas del mundo. Igualmente somos organismos que reaccionan de la misma manera a la luz, estemos donde estemos. Entonces hacer estudios va a avalar algo que ya sabemos. No es necesario el estudio. Lo que necesitamos es una política basada en lo que se sabe y no en lo que se cree”, concluyó.

Nuestro Mar >> El Mercurio de Valparaíso