Cámara aprueba la idea de legislar proyecto que permite capturar salmones escapados

No obstante, una vez producido el escape, habrá una prohibición de captura mientras dure el plazo que la empresa afectada tenga para su recaptura.

Por 117 votos a favor, la Sala de la Cámara de Diputados aprobó la idea de legislar la moción que modifica la Ley 18.892, General de Pesca y Acuicultura, en materia de prohibición de captura de especies salmonídeas provenientes de cultivos de acuicultura.

La iniciativa, que fue devuelta a la Comisión de Pesca para un nuevo estudio, autoriza a los pescadores artesanales inscritos en el Registro Pesquero Artesanal a la extracción de especies salmonídeas presentes en el área marítima correspondiente a su región, debiendo ser declaradas a Sernapesca.

Leer también: Comisión de Pesca de la Cámara aprobó nulidad de Ley de Pesca

Asimismo, establece que la sustracción de especies desde un centro de cultivo será sancionada con las penas establecidas Código Penal (presidio mayor en su grado mínimo, de 5 años y un día a 10 años) y que con la misma pena se sancionará la ruptura maliciosa de redes y toda acción que provoque o pueda provocar el escape de ejemplares desde centros de cultivo.

El texto señala que, una vez producido el escape de especies salmonídeas en un centro de cultivo, habrá una prohibición de captura de dichas especies en el área marítima de la región que corresponda mientras dure el plazo que la empresa afectada tenga para su recaptura.

Leer también: Se cierra temporada de Pesca Artesanal en Río Toltén con cerca de 100 toneladas de salmón Chinook

El centro de cultivo podrá establecer un contrato con organizaciones de pescadores artesanales de manera de generar una autorización transitoria a los socios de ellas con el objeto de que participen de la recaptura.

La moción es rechazada por a Asociación de la Industria del Salmón de Chile (SalmonChile), cuyo presidente, Arturo Clément, afirmó ante la Cámara que esto “deja en una situación aún más vulnerable a la industria, por el peligro para la seguridad de los trabajadores, el incentivo a la comercialización ilegal, la probabilidad de aumento de daños a los centros para generar escapes, y la pérdida de trazabilidad del producto, con los posibles riesgos sanitarios”.