Cuota de pesca de merluza común aumenta en un 30% para 2019

Aunque recurso está sobreexplotado, Gobierno subió asignación en más de 5 mil toneladas. Desde Subpesca defienden la medida por “beneficios sociales y económicos de una actividad pesquera tan relevante”.
La Subsecretaría de Pesca y Acuicultura, Subpesca, ya informó la mayoría de las cuotas de pesca que regirán en 2019. Y aunque en general no se observan grandes variaciones en relación al año pasado, la merluza común sí fue objeto de cambios, subiendo desde las 25.000 toneladas definidas a 2018 a 30.272 para este período, lo que implica un aumento cercano al 30%.
Entre las ONG llama la atención este aumento, por cuanto en el acta del 23 de octubre de 2018 del Comité Científico Técnico (CCT) Pesquero de Recursos Demersales Zona Centro Sur -órgano que propone las cuotas al Ministerio de Economía- se explica que durante la reunión se dio a conocer el estado de sobreexplotación del recurso, “con un 7% de probabilidades de estar agotado” y con “un nivel de reducción de biomasa de un 25%”.
“El comité manifiesta su preocupación por la sustentabilidad del recurso, a la vez que no hay medidas claras y específicas para combatir la pesca ilegal (…) considerado que el escenario base es el más optimista, pero incluye desembarques y no capturas totales en el modelo de evaluación. Se produce una situación de alta incertidumbre que complica basar en él la recomendación”, detalla el documento. Finalmente, el 5 de noviembre el CCT publicó el Informé Técnico 2/2018, en el que definió un rango de cuota entre las 24,255 t y 30.319 t, siendo adoptado el rango más alto por la autoridad.
Al respeto, el jefe del departamento de Pesquerías de Subpesca, Javier Rivera, explica a Nuestro Mar que, por ley, la recomendación del CCT responde al máximo que asegura los objetivos de conservación. El rango se establece entre esa cifra, como máximo, y el 80% de la misma, como mínimo.
“En el caso de la pesquería de merluza común siempre se aconseja utilizar el máximo valor del rango, ya que el procedimiento de manejo implementado asegura el cumplimiento de los objetivos de conservación y de la gestión. En esto, algunos miembros del CCT presentan posiciones más adversas al riesgo, que esta Subsecretaría no comparte a la hora de colocar en la balanza los beneficios sociales y económicos de una actividad pesquera tan relevante para el sector pesquero nacional”, explica Rivera.
Esta posición no es respaldada por la encargada de Pesquerías de World Wildlife Fund (WWF) Chile, Valeska Montes: “Para nosotros fue una sorpresa cuando nos enteramos del porcentaje de aumento (…) No nos parece adecuado, por cuanto este recurso está sobreexplotado y en riesgo de colapso. Lo más razonable habría sido mantener una cuota constante por tres años y luego aumentarla progresivamente”.
La encargada de Pesquerías de Chile explicó que la organización, junto a otras ONG, está trabajando en una propuesta de programa de recuperación para la pesquería, de manera de poder volver al stock sano que ostentaba la merluza hace 15 o 20 años atrás.
La pesquería de la merluza común es una de las más emblemáticas de nuestro país, la que desde 2005 comenzó a sufrir agotamiento paulatino producto de la sobrepesca y la legal, declarándose agotada en los años 2014 y 2015. En 2016 y 2017 el recurso mejoró levemente, pasando a declararse como sobrexplotado.
FOTO: Cristian Sócrates Orellana