Dos salmoneras se niegan a entregar datos a Oceana sobre uso de antibióticos

La orden fue dada por el Consejo para la Transparencia, respecto a los datos sobre uso de antibióticos de 2015, 2016 y 2017.

Las empresas Marine Harvest, actualmente Mowi, y Ventisqueros se negaron a cumplir la sentencia del Consejo para la Transparencia que les ordenó entregar a Oceana los datos sobre uso de antibióticos de 2015, 2016 y 2017 e interpusieron un reclamo de ilegalidad ante la Corte de Apelaciones, aduciendo que la información solicitada compromete sus derechos comerciales y económicos.

“Frente a los mismos datos solicitados en años anteriores, la Corte Suprema y la Corte de Apelaciones establecieron que la información es de interés público porque compromete la salud de las personas y del medio ambiente, permitiéndonos acceder a ella”, declaró Javiera Calisto, directora de la Campaña de Contaminación Marina de Oceana Chile. “Sin embargo, estas dos empresas persisten en ocultar la información, mientras que el resto de las salmoneras accedieron a dar los datos, lo que indica claramente que no existe un perjuicio comercial”, añadió.

Leer también: Consejo para la Transparencia ordena a salmoneras desclasificar cantidad de antibióticos utilizados

En febrero de 2018, Oceana solicitó al Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) vía ley de transparencia, la cantidad y clase de antibióticos utilizada por empresa y por centro de cultivo, junto con la biomasa producida durante los años 2015, 2016 y 2017. De un total de 24 compañías, 18 se negaron a entregar los datos, tras lo cual Oceana recurrió al Consejo para la Transparencia, entidad que determinó en agosto pasado que la información era de carácter público, dándole la razón a la organización de conservación marina. Tras la resolución, la mayoría de las empresas acataron el dictamen, permitiendo que Oceana accediera a la información, a excepción de Marine Harvest y Ventisqueros.

En años anteriores, fue la Corte de Apelaciones de Santiago la que falló a favor de Oceana en dos oportunidades, luego de que las salmoneras se negaran a entregar la información del uso de antibióticos entre los años 2009 y 2014. En la última sentencia, en mayo de 2016, la Corte también descartó que se afectara la competitividad comercial, destacando la importancia del control social para “que los ciudadanos puedan conocer la forma como se han producido las especies que adquieren y consumen”. Asimismo, subrayó que “la información solicitada [por Oceana] compromete de modo grave el interés público y por ende su entrega debe prevalecer por sobre los intereses de las empresas que niegan su publicidad”.

Leer también: Gobierno busca disminuir uso de antibióticos en salmonicultura

“La vez anterior tuvimos que esperar cuatro años para tener los datos debido a los recursos judiciales interpuestos por las empresas”, recordó Calisto. “Esta información es de interés público, por lo que siempre debe estar a disposición de los consumidores. No corresponde que, para acceder a ella, organizaciones como Oceana tengan que desplegar grandes esfuerzos para conseguirla”, agregó.

Actualmente existe un proyecto de ley en el Parlamento que busca que la información respecto al uso de antibióticos de forma desagregada por empresa y centro de cultivo sea pública a través de Sernapesca. “Esta iniciativa se genera por la negativa de empresas como Ventisqueros y Marine Harvest, que continúan impidiendo que esta información sea de fácil acceso para todos”, señaló Calisto.